sábado, 15 de agosto de 2009

Consejos para dar seguro


Los siguientes consejos son para aseguradores con experiencia ya que no explicaremos lo básico (sistema de frenos, NO SOLTAR NUNCA LA CUERDA INACTIVA!!)
Si estamos asegurando al primero desde el piso lo mejor es darle unos pocos metros de cuerda antes de que comience a escalar. Así podremos cuidarlo con las dos manos por si se cae antes de colocar el primer seguro. Para esto nos colocamos uno o dos metros alejados de la pared para poder acompañar la caída con nuestras manos o empujarlo suavemente hacia adelante para que caiga parado. No ponerse justo abajo porque si se nos cae encima, doble problema. Cuando el primero esté por mosquetonear la cuerda, seguimos cuidándolo con una mano y tomamos rápidamente la cuerda con la otra para comenzar asegurarlo con la misma. El primero mosquetonea y le recuperamos rápidamente el sobrante de cuerda.
¿Dónde ubicarnos? Lo mejor es pararnos lo más cerca de la pared posible en un sitio donde no se nos caiga encima (calcular el péndulo que haría el primero si se cae entre el primer y segundo anclaje) Tener mucho cuidado al asegurar en diedros porque las piedras que se desprenden siempre nos caen ecima (USA CASCO). Muchos aseguraradores para tener siempre contacto visual con el primero o tirarle una onda sobre qué hacer, se ponen justo abajo de él. Tratá de no hacer esto por dos cosas. Las piedras que caigan van derecho hacia ti. Si esás bajo una línea exraplomada y te acercas a la pared, lo más probable es que las piedras te pasen por encima y sigan hacia atrás, pero CUIDADO! pueden rebotar en un árbol que esté atrás tuyo y salir despedidas hacia adelante y hacia vos con mucha fuerza (lo he visto). Otro punto muy importante es estar cerca de la pared y por ende, del primer anclaje. Supongamos que le esás dando seguro a alguien que escala en travesía y te alejas de la pared y del primer anclaje para poder mirarlo bien. En cuanto el pimero caiga, si el vuelo es grande, saldrás arrastrado en dirección al primer anclaje como un cuatrero del lejano oeste. Ni que hablar si encima salta de la pared el primer anclaje (me ha pasado).
Al colocarnos cerca de la pared, tener mucho cuidado si la vía está extraplomada. Tendríamos encima una saliente de roca y si la fuerza de la caída nos desplaza mucho hacia arriba podríamos chocarnos la cabeza contra la pared. Indispensable casco en esta situación.
¿Guantes o no? La mayoría de los escaladores que conozco son renuentes a asegurar con guantes. A mí personalmente dar seguro con guantes me parece fantástico. No hace falta tener unos guantes super pro de escalada, con unos de bici alcanza. Lo importante es que no tengan dedos. La ventaja principal radica en que si se te llega a escapar la cuerda en el medio de un vuelo, tenés una posibilidad de volver a agarrarla (esforzate porque esto nunca pase, NO SUELTES cuerda de frenado NUNCA!! Sin guantes te quemarías la mano y la volverías a soltar naturalmente (quieras o no). Como ya sabemos, si el primero cae, no debemos tenesarle la cuerda bruscamente porque se estrellaría contra la pared. Lo mejor es dar un saltito hacia arriba para absorber más energía de la caída y así provocar una detención suave (estar atentos a las repisas o salientes. Cuando dinamizamos al primero debemos calcular rápidamente hasta dónde debería caer. En rutas muy extraplomadas, si dinamizamos mucho al primero, éste no chocará contra la roca pero tal vez quede demasiado lejos de la pared para volver. Igualmente, la prioridad es que nunca toque la roca cuando cae. Cuando aseguramos a alguien en placas tumbadas o verticales, el tema es un tanto más delicado. Siempre hay que evitar que el primero caiga sobre una repisa porque le dimos demasiada cuerca. Es mejor darle menos. La detención de la caída será más brusca pero no se romperá los tobillos por caer sobre una repisa.
Ah, los guantes!! Bueno, además de suavizar la caída del escalador dando un saltito hacia adelante, si tenemos guantes podemos dejar deslizar controladamente la cuerda por nuestra mano y apretarla progresiva pero rápidamente para frenar completamente ¡¡OJO CON ESTO ÚLTIMO, PRACTICAR EN UN SITIO SEGURO Y NO ABUSAR DE ESTA TÉCNICA, SÓLO PARA ASEGURADORES MUY EXPERIMENTADOS Y SÓLO CON GUANTES!! ¡LA CUERDA INACTIVA NO SE SUELTA NUNCA, SE MANTIENE EN LA MANO DE FRENADO PRESIONADA CON LA MISMA INTENSIDAD QUE SI ESTUVIÉRAMOS RAPELANDO, NI MUY FUERTE NI MUY FLOJO!
Para asegurar desde una reunión a un segundo de cordada lo mejor para mi gusto sigue siendo el nudo dinámico colocado en el centro de la reunión. También podemos darle seguro con el reverso pero ojo que si el que viene escalando se sale de la vertical y no puede volver a la pared ni sabe o no puede ascender por la cuerda por no tener los elementos, el reverso quedará bloqueado y no podremos descenderlo hasta una repisa. Si usás el reverso aprendé a desbloquearlo con seguridad. El nudo dinámico frena muy bien cuando los dos cabos de la cuerda están paralelos y tiene como ventaja que se pueden pasar nudos o rizos por él y podemos hacer un nudo de mula para bloquear la cuerda y comenzar una maniobra de autorrescate.

1 comentario:

  1. Muy buenos consejos. A no soltar la cuerda amigos!!

    ResponderEliminar